EDGARDO VIGO Y LA BAUHAUS

(en el Pettoruti)

Edgardo VIGO

Cuando Edgardo A. Vigo (La Plata, 1928-1997) escribió refiriéndose al dadaísmo “todo estaba en aquellos que defendían la nada”, sintetizó en esa sugestiva frase, su poética; y con ella dejó testimonio de una visionaria lectura acerca de cómo el dadá y el constructivismo dieron origen en su significativo y fecundo diálogo, al arte contemporáneo.

Hoy, a cien años de la fundación de la Bauhaus, su génesis dadá-constructivista está siendo revisitada y reivindicada, y se nos presenta con mayor claridad la impronta revulsiva de todo aquello que emergió del encuentro de estas dos vanguardias históricas.

Vigo, en solitario y desde estas lejanías, lo vio. Leyó la potencia de ese cruce, y lo reescribió llevándolo a otro lado a través de su propio recorrido creativo, dejándonos un valioso legado de producciones visuales surgidas de esa máquina que el encuentro dadá-constructivista motorizó.

Por eso en Vigo están Klee, Kandinsky, Arp, Duchamp, Lissitsky, Moholy Nagy, y sobre todo Kurt Schwitters, quien materializó ese diálogo con particularísima potencia.

Los formatos, las propuestas tipográficas y cromáticas, las grillas de gran parte de las ediciones de Vigo, están signadas por el racional-funcionalismo en disruptiva confluencia con recursos visuales y códigos múltiples que se desplazan al dadá: el fotomontaje, el collage, el dibujo técnico, el grabado, la poesía visual, la música. Son la huella de este profundo encuentro, también testimoniado en su frondoso archivo personal.

Todo estaba en aquellos que defendían la nada porque aquellos irreverentes se apropiaron de los materiales, los medios y los procedimientos devenidos de las modernas técnicas de reproducción de la industria cultural, para hacer otra “cosa”, y la hicieron siguiendo trayectos que se separan y sorprendentemente, se vuelven a cruzar.

Esa otra cosa es la utopía de Gropius, y también la de Vigo, quien proyectó para poner en cuestión el “systema”, haciendo de su usina creativael lugar desde donde construir un mundo más sensible, más humano.

 “Deseemos, proyectemos, creemos todos juntos una nueva estructura del futuro”, el manifiesto fundacional de la Bauhaus nos habla de la utopía de Gropius, y de otra aparentemente muy lejana, la de Edgardo Vigo.

Sara Guitelman

LOS INVITO A VISITAR LA SECCIÓN

VIGO Y LA BAUHAUS – En el Museo Pettoruti, calle 51 e/ 5 y 6 hasta el 20 de octubre.

Muestra Bauhaus, archivos locales
De martes a viernes de 10 a 19, sábados y domingos de 16 a 19, con entrada libre y gratuita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *